Ampliando oportunidades para promover funcionalidad y prevenir la dependencia en población adulta mayor

Jean Gajardo

Resumen


Sr Editor

La mantención de la funcionalidad y prevención de la dependencia en adultos mayores constituye un objetivo estratégico de las Metas Sanitarias de la Década 2011-2020. Ante esto, el sector salud desarrolla variadas estrategias, como el Examen de Medicina Preventiva del Adulto Mayor (EMPAM), en Centros de Salud de Atención Primaria (APS), que incluye la Evaluación Funcional del Adulto Mayor (EFAM), reconocido como garantía explícita de salud. EFAM busca evaluar la funcionalidad para identificar el riesgo de dependencia y la fragilidad (1). Las metas sanitarias delimitan la fragilidad como un constructo complejo con dimensiones biológica, funcional, y clínica que aporta con un enfoque de riesgo conveniente para la planificación en salud.
Desde el año 2015 se desarrolla además el programa Más Adultos Mayores Autovalentes, que busca mejorar y/o mantener la condición funcional y la estimulación funcional a través de organizaciones sociales locales, a personas de 60 años y más cuyo EMPAM les categorice como autovalente sin riesgo, o autovalente con riesgo o en riesgo de dependencia. El Programa se centra en estimulación de funciones motores, cognitivas, y el autocuidado y educación en salud, junto con la capacitación a la comunidad. La efectividad del programa es evaluada según su resultado en la funcionalidad física, con el instrumento Health Assesment Questionary-8 (HAQ-8) (González et al, 1995), que evalúa mediante autoaplicación la percepción de dificultad en realización de actividades diarias. Ha sido validado en población con atritis reumatoide y fue utilizado en la Encuesta Nacional de Salud 2003, sin una validación específica en población adulta mayor según las categorías del EMPAM.
Leer más....

Texto completo:

PDF final