Aumento del índice de masa corporal durante las últimas cuatro décadas en la población chilena: de la desnutrición a la obesidad.

Carlos Celis-Morales, Ana Leiva, María Adela Martínez, Eliana Duran, Ana María Labraña, Fanny Petermann, Alex Garrido-Mendez, Ximena Díaz, Carlos Salas, Felipe Poblete-Valderrama

Resumen


Sr. Editor
La obesidad es un importante factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus tipo 2, cáncer, problemas musculo-esqueléticos, y otras enfermedades crónicas no transmisibles [1, 2]. La preocupación mundial por la obesidad y su impacto económico en la salud, ha llevado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a incluir ésta en la lista de los objetivos sanitarios globales para enfermedades no transmisibles (Global Non-comunicable diseases (Global-NCD)). Dentro de los nuevos objetivos de esta iniciativa está el detener el aumento de la obesidad (0% de incremento) para el año 2025 [2]; sin embargo, se desconoce si tales objetivos sanitarios serán alcanzados en el plazo propuesto.
Un reciente estudio liderado por el grupo de investigación en Factores de Riesgo para Enfermedades No-transmisibles (NCD Risk Factor Collaboration (NCD-RiskC)) [3], reportó la tendencia de los cambios en índice de masa corporal (IMC) entre 1975 y 2014 en un total de 19,2 millones de personas en 200 países del mundo. A nivel mundial, el IMC habría aumentado de 21,7 a 24,2 kg/m2 en hombres y de 22,1 a 24,4 kg/m2 en mujeres durante el período estudiado. Este incremento es equivalente a 6,6 y 6,3 kg de peso corporal para hombres y mujeres, respectivamente, con una estatura de 1,63 metros. La prevalencia de la obesidad a nivel mundial se incrementó de 3,2% a 10,8% en hombres y de 6,4% a 14,9% en mujeres de acuerdo a este estudio[3]. Estos resultados alertan a que si esta tendencia al incremento del IMC continúa, no será posible cumplir con los objetivos sanitarios propuestos por el Global-NCD y la OMS.
Leer más...

Texto completo:

PDF final