A 90 años de la creación de la primera Escuela de Trabajo Social en Chile y Latinoamérica, por el Dr. Alejandro del Río.

Patricia Castañeda Meneses, Ana María Salamé Coulon

Resumen


Sr. Editor:
En el año 2015 se cumplen 90 años desde que el destacado médico salubrista Alejandro del Río impulsara la creación de la primera Escuela de Servicio Social en Chile, fundada el 4 de mayo de 1925 y reconocida como la primera unidad especializada de formación social en Latinoamérica. La Escuela dependía de la Junta Nacional de Beneficencia y Asistencia Social, iniciativa del Estado destinada a atender las necesidades médico sociales de la población de menores recursos. Una de las preocupaciones centrales de la entidad era optimizar los esfuerzos sanitarios a través de la organización profesional de la asistencia social. Por tanto, el objetivo central de la escuela fue “formar visitadoras sociales que hicieran posible la sistematización de la asistencia en el país y colaboraran con el médico y los servicios e instituciones de beneficencia en la atención profesional de las necesidades de la población” (1).
La tarea formativa contó con los conocimientos de asistencia social que aportaban experiencias similares desarrolladas en Europa y con las orientaciones del médico René Sand, secretario de Cruz Roja Internacional y fundador de los primeros cursos de Servicio Social en Europa. La carrera duraba dos años y sus profesionales se comprometían a desempeñarse al menos dos años en instituciones dependientes de la Junta Nacional de Beneficencia. El plan de estudios contemplaba asignaturas de derecho y economía política; profilaxis e higiene; protección a la infancia; alimentación y dietética; atención de enfermos y heridos; legislación de higiene y beneficencia; organización de la beneficencia pública y medicina legal. La práctica profesional consideraba visitas a instituciones de salud, para conocer los problemas sociales existentes, los recursos disponibles y las acciones asistenciales y educativas que podían desarrollarse en ese marco. Asimismo, la Escuela era responsable de la Oficina de Información de Asistencia Social de la Junta Nacional de Beneficencia, centralizando la información social de la población y derivando a las instituciones correspondientes, para evitar doble prestación. Ya en enero de 1927 todas las organizaciones de la Junta Nacional de Beneficencia, tales como hospitales, servicios de atención de la desnutrición y mortalidad infantil (“Gota de leche”) y orfanatos contaban con una Oficina de Servicio Social.
Leer más...

Texto completo:

PDF final